Volver a los detalles del artículo Discurso pronunciado por Eduardo Dato Iradier el 23 de febrero de 1900 en el Congreso de los Diputados (DSCD, número 137) Descargar Descargar PDF